Para los que me conocéis sabréis que hago karate desde hace muchos años, 20 en total (aunque con varias pausas entre medio, por lo que habré practicado 15 años en total). Y una de las cosas que quería hacer desde hace muchos años, casi desde que empecé a hacer karate, era Kobudo. Pero que en aquel entonces en España el kobudo no era muy popular y no se podían encontrar muchas escuelas, y ninguna cerca de donde yo vivía, así que a parte de asistir a algún seminario, nada más hice de Kobudo, pero siempre me quedaban las ganas.

 

Kobudo (古武道), para los que no lo sepáis, significa literalmente “camino de las artes marciales tradicionales/antiguas” (古=antiguo/tradicional, 武=marcial, 道=camino) y es el arte marcial que usa las armas antiguas de Okinawa, o de Ryu Kyu, como era denominada Okinawa cuando era independiente de Japón (el Reino de Ryu Kyu 琉球國), por lo que al Kobudo de Okinawa también se le denomina Ryu Kyu Kobudo (琉球古武道).

 

En otro post explicaré más sobre la historia de esta fascinante arte marcial, por ahora diré que hay diferentes armas, dependiendo del estilo o de la línea hay algunas más o menos, pero estas son las más comunes.

 

Kon (棒) – Palo largo. (También conocido como bō en japonés).

Sai (釵) – Arma metálica de tres puntas.

Nunchaku (ヌンチャク) – Dos bastones cortos, clásicos de las películas de Bruce Lee.

Tekko (鉄甲) – Arma de puño. Vendría a ser una especie de lo que conocemos como puño americano.

Tonfa (トンファー) – Bastón (parecido al bastón policial).

Timei-Rochin (ティンベー・ローチン) – Escudo y machete.

Kama (鎌) – Hoz.

Eku (櫂) – Remo.

 

El arma principal y básica el kon (bō), y la que también se dice es el arma más difícil de manejar. Otra básica es el Sai y el Nunchaku que se estudian desde el principio, y a medida que se aumenta de nivel se van añadiendo armas.

 

En fin, el caso es que hace poco empecé a hacer Kobudo, y la verdad estoy muy contento, hacía tanto tiempo que quería hacer que estoy absorbiendo todo lo que nos enseñan lo más rápido posible y entrenando duro para saber más y más.

 

La verdad es que viniendo de Karate, aunque hay cosas contraproducentes (la manera de hacer el kime, algunas posiciones, etc) la mayoría de cosas ayudan a cogerle el tranquillo a Kobudo más rápido que una persona que no hace o ha hecho karate. Así que después de unas pocas semanas ya me pude presentar a mi primer examen, 5 kyuu, ya queda menos para el negro 😛

KOBUDO

About the Author

Xavikun

Soy un Catalán que vive en Tokyo. Analista de Datos, coleccionista de videojuegos y enamorado de la cultura japonesa. Karate y Kobudo son my pasion. よろしくお願いします

View All Articles