En Japón, como en cualquier parte del mundo en estos momentos, estamos en estado de alarma por el COVID-19. Si bien es cierto que en un estado de alarma muchos gobiernos pueden obligar a los negocios a cerrar o a sus ciudadanos a recluirse en casa e imponer fuertes multas en caso de no cumplir estos requerimientos, no es el caso de Japón. En Japón no está en la constitución esta capacidad en caso de estado de alarma.

En Japón lo que ha hecho el gobierno declarando el estado de alarma es dar una serie de recomendaciones, muy parecidas a la de muchos países: distancia social, evitar sitios concurridos, uso de mascarilla, lavarse mucho las manos y trabajar desde casa e incluso cerrar empresas un tiempo.

Todo esto son recomendaciones, y en muchos países la gente haría caso omiso (citese España por ejemplo), pero aquí se ha cumplido bastante. Aunque se ve gente por la calle y restaurantes abiertos muchas tiendas han cerrado, colegios y universidades lo mismo, muchos restaurantes solo ofrecen comida para llebar en un stand fuera del restaurante, muchas empresas están en modo teletrabajo y aquí todo el mundo lleba mascarilla (además se enviaron mascarillas reutilizables desde el gobierno a todos los habitantes de Japón), etc etc etc.

Además en los supermercados y otras tiendas, han puesto marcas en el suelo para que en las colas se mantenga la distancia social, hay gel desifectante para manos en cada tienda y han puesto una especie de cortina de plástico transparente en las cajas para cobrar para evitar el máximo contagio posible.

En una situación desconocida como esta y con un virus que se contagia con nada toda medida es poca y todo suma. A ver si acaba pronto todo esto.

Os dejo una entrevista que realice con Jesús Abad:

About the Author

Xavikun

Soy un Catalán que vive en Tokyo. Analista de Datos, coleccionista de videojuegos y enamorado de la cultura japonesa. Karate y Kobudo son my pasion. よろしくお願いします

View All Articles