La semana pasada fui a Okinawa por primera vez, siempre quería ir pero nunca iba, quizás porque en Japón no hay demasiadas vacaciones y cuando las hay o vuelvo a España o voy al sudeste asiático… Pero ya que gracias a que mi novia me regaló este viaje por mi cumple he desbloqueado otro logro 🙂

 

Al principio el viaje iba a ser principalmente de playa y un poco de turismo, pero al final se ha convertido en un viaje de karate, un poco de turismo y un poco de playa.

 

Para los que no lo sepáis, que supongo seréis pocos o ninguno, Okinawa es una isla situada al sur de Japón, entre Japón y Taiwan.

 

shuri castle

Aunque Okinawa forma parte de Japón no siempre fue así ya que antes era un reino independiente llamado Ryu Kyu (琉球). Este reino fue invadido por Japón en 1609 y pasó a ser un estado vasallo del Japón feudal. Y ya más tarde, en 1879 fue anexado a Japón y se le conoce como la prefectura de Okinawa (沖縄).

 

Aunque lleva siendo parte de Japón por más de 100 años, fue independiente por mucho tiempo y eso hace que la personalidad de los Okinawenses sea un poco diferente a la de los japoneses de la isla principal. Son mucho más amables y relajados en general, y muy hospitalarios, me sentí más integrado que en Tokyo, que no tengo queja ninguna, pero que aquí veía sonrisas naturales que tanto echo en falta en el resto de Japón, y más específicamente en Tokyo.

 

Como he dicho, la principal motivación del viaje ha sido el karate, y he podido entrenar en la cuna del karate, en dojos originales y con maestros top en sus estilos que me abrieron las puertas de sus casas. Una experiencia increíble que detallaré un poco más en próximos posts.

 

dojo karate okinawa

La playita, que era la motivación inicial no pudo casi ser, porque parece que a finales de marzo – principios de abril aun no es tiempo de playa 😛 Los primeros días hacia bastante calor pero estaba nublado y llovió un poco. Y los siguientes días hacía un sol descomunal, pero bastante aire, y fresquete, por lo que la playa poco la pude disfrutar, aunque una puesta de sol bien chula en Sunset Beach no me la quita nadie.

 

sunset beach

Y luego turismo, que aunque fuera un viaje de relax, siempre hay cosillas que ver y disfrutar por lo que fui a ver el Castillo de Shuri, hice unas compras por Kokusaidori, vi el Karate Kaikan, me tomé unas copas y hamburguesas en America Village y Depot Island, me compré unos tonfa para kobudo y una camisa kariyushi (típicas de Okinawa similares a las camisas aloha de Hawai).

 

kokusaidori

 

Pues eso, unas mini vacaciones cojonudas que me han ayudado a desconectar y conocer una nueva parte de Japón.

 

 

About the Author

Xavikun

Soy un Catalán que vive en Tokyo. Analista de Datos, coleccionista de videojuegos y enamorado de la cultura japonesa. Karate y Kobudo son my pasion. よろしくお願いします

View All Articles